¿Qué estudios se realizan al cerebro?

cerebro

Estudios del Cerebro más comunes en la medicina

A pesar de ser el cerebro el conductor del cuerpo y las acciones de vida de las personas, poco se sabe acerca de él todavía, aún cuando, se sabe mucho más sobre el cerebro de lo que antes se conocía.  Esto es debido a que la  neurociencia, que antes era un tema confinado a la academia y a los laboratorios de investigación, ahora  es un tema que pertenece y está más accesible al público a través de las nuevas tecnologías. 

Cada día, parece que hay una historia en los principales medios de comunicación sobre estudios que proporcionan nuevas ideas sobre cómo funciona el  cerebro o lo que hace que funcione mejor o peor. Los científicos pueden advertir todo lo que quieran que este es un tema  complejo, pero en la búsqueda por entender por qué se hacen se ejecutan las acciones, se busca más a menudo respuestas demasiado simples en lo profundo de la  cabeza.

Por ejemplo, el año 2013 fue un año lleno de acontecimientos para la ciencia del cerebro. Por ello, a continuación se presentan los estudios más relevantes del increíble trabajo que se está llevando a cabo en todo el mundo, acercándose a la resolución de algunas preguntas sobre el  cerebro y el comportamiento.

Cómo el cerebro procesa información  mientras se duerme

La función del sueño, y cómo el cerebro elimina sus subproductos de desecho, es un aspecto que desde hace tiempo se está estudiando. Por lo que,  aunque se sabe  que el cerebro no utiliza directamente el sistema linfático del cuerpo, que es el sistema de filtrado y eliminación de desechos en todo el cuerpo, para verter sus desechos tóxicos, existe un mecanismo del mismo,  que sí utiliza y que fue identificado en el  2012. 

El equipo de investigación que hizo este descubrimiento fue dirigido por el neurocirujano de la Universidad de Rochester, Maiken Nedergaard, quien llamó al mecanismo de eliminación de residuos del cerebro el sistema linfático.

El sistema linfático depende del líquido cefalorraquídeo (LCR) para eliminar las neurotoxinas a través de vías separadas del sistema linfático. Entre las toxinas que se eliminan está el beta amiloide, una proteína que se encuentra en los cerebros de los enfermos de Alzheimer.

En 2013, el equipo de investigación de Nedergaard siguió este descubrimiento identificando espacios ocultos que se abren en el cerebro mientras se duerme, permitiendo que el líquido cefalorraquídeo expulse las neurotoxinas a través de la columna vertebral.

Por ello, no dormir lo suficiente no es sólo una mala idea por todas las razones que ya se conocen sino que con el tiempo, también podría conducir a trastornos neurológicos como el Alzheimer. Por lo tanto, los hallazgos del estudio son precisos, y es por está razón que el cerebro necesita dormir para eliminar subproductos de desecho como el beta amiloide que eventualmente se convierte en asesino cerebral.

Para el cerebro una amenaza puede convertirse en similar si es a una persona afectivamente conocida 

Un estudio de 2013 de investigadores de la Universidad de Virginia apoya un hallazgo que ha estado ganando impulso científico en los últimos años, y es que, el cerebro humano está conectado con otros tan fuertemente que experimenta lo que otros experimentan como si le estuviera pasando a uno.

Los investigadores hicieron que los participantes se sometieran a escáneres cerebrales fMRI mientras amenazaban con darles descargas eléctricas, o con dar descargas a un extraño o a un amigo.  

Los resultados mostraron que las regiones del cerebro responsables de la respuesta a las amenazas, la ínsula anterior, el putamen y el giro supramarginal, se activaban bajo la amenaza de una descarga para el propio cuerpo, y eso era lo que se esperaba.

No obstante, cuando los investigadores amenazaron con dar una descarga a una persona cercana afectivamente, las regiones cerebrales mostraron una actividad casi idéntica a la mostrada cuando el participante fue amenazado. Por lo tanto, la correlación entre el yo y el familiar fue notablemente similar.  

El hallazgo muestra la notable capacidad del cerebro para modelarse a sí mismo ante los demás, mostrando que, las personas cercanas se convierten en parte de uno mismo.

cerebro

El cerebro ve incluso cuando uno no lo hace

Un estudio de 2013 publicado en The Journal of Neuroscience sugiere que el cerebro puede ver las acciones de otra persona incluso cuando la capacidad de ver visualmente ha sido destruida.

La ceguera cortical se refiere a la pérdida de visión que ocurre cuando la corteza visual primaria ya no funciona, generalmente como resultado de una lesión. Por lo que, ya no hay capacidad para percibir visualmente el mundo en el sentido con el que está más familiarizado (aunque los ojos todavía funcionan técnicamente), pero eso no significa necesariamente que el cerebro ya no vea.

En este estudio, un paciente con ceguera cortical total podía reaccionar a la mirada de otra persona, mientras estaba en una máquina de resonancia magnética. Es decir, el paciente estaba expuesto a miradas dirigidas a él y a miradas dirigidas lejos de él. 

A primera vista, no debería importar, porque su corteza visual no podía percibir ningún tipo de mirada, sin embargo, el escáner cerebral indicaba que otra parte de su cerebro sí podía percibir.

La amígdala del paciente, el área del cerebro asociada con la determinación de si los estímulos externos son una amenaza, mostraba un patrón de activación claramente diferente cuando la mirada se dirigía al paciente que cuando se alejaba de él.

El estrés realmente alimenta el cáncer

Durante años se ha  establecido que,  hay una conexión mente-cuerpo entre el estrés y el cáncer. La afirmación es anecdótica, pero tiene un cierto sentido común que apela a la razón.

El estrés es duro para el cuerpo, causando reacciones hormonales que pueden influir potencialmente en el desarrollo de células cancerosas. Un estudio realizado en 2013 no probó del todo la afirmación, pero indicó que una vez que el cáncer se ha establecido, el estrés alimenta bioquímicamente su crecimiento.  

El estudio, realizado por investigadores del Centro Médico Bautista Wake Forest, se centró en los efectos del estrés en el cáncer de próstata, y descubrió que el estrés puede reducir la eficacia de los medicamentos contra el cáncer de próstata y acelerar el desarrollo del mismo.

 

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - e-neurocapitalhumano.org/. Todos los derechos reservados.