¿Qué es el Trastorno Bipolar?

El trastorno bipolar (antes llamado enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca) es un trastorno mental que causa cambios inusuales en el estado de ánimo, la energía, los niveles de actividad, la concentración y la capacidad de llevar a cabo las tareas cotidianas.

Existen tres tipos de trastorno bipolar y los tres tipos implican claros cambios en el estado de ánimo, la energía y los niveles de actividad. Estos estados de ánimo van desde períodos de comportamiento extremadamente elevados, eufóricos, irritables o energizados (conocidos como episodios maníacos), hasta períodos muy bajos, tristes, indiferentes o desesperanzados, conocidos como episodios depresivos. Los períodos maníacos menos severos se conocen como episodios hipomaníacos.

Sobre el Trastorno bipolar I

El mismo se define por episodios maníacos que duran al menos 7 días, o por síntomas maníacos tan graves que la persona necesita atención hospitalaria inmediata. Normalmente, también se producen episodios depresivos, que suelen durar al menos 2 semanas. 

También es posible que se produzcan episodios de depresión con características mixtas (tener síntomas depresivos y maníacos al mismo tiempo).

También encontramos el Trastorno bipolar II 

Se define por un patrón de episodios depresivos e hipomaníacos, pero no por los episodios maníacos en toda regla que son típicos del trastorno bipolar I.

Trastorno Ciclotímico (también llamado Ciclotimia)  

Este trastorno está definido por períodos de síntomas hipomaníacos así como períodos de síntomas depresivos que duran por lo menos 2 años. Sin embargo, los síntomas no cumplen los requisitos de diagnóstico para un episodio hipomaníaco y un episodio depresivo.

A veces una persona puede experimentar síntomas de trastorno bipolar que no coinciden con las tres categorías antes mencionadas, lo que se denomina otros trastornos bipolares,  afines especificados y no especificados.

El trastorno bipolar se suele diagnosticar durante la adolescencia tardía (años de la adolescencia) o en los primeros años de la edad adulta. 

Ocasionalmente, los síntomas bipolares pueden aparecer en los niños. El trastorno bipolar también puede aparecer por primera vez durante el embarazo de una mujer o después del parto. 

Aunque los síntomas pueden variar con el tiempo, el trastorno bipolar suele requerir un tratamiento de por vida. Seguir un plan de tratamiento prescrito puede ayudar a las personas a controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Signos y síntomas del Trastorno Bipolar

Las personas con trastorno bipolar experimentan períodos de emoción inusualmente intensa, cambios en los patrones de sueño y los niveles de actividad, y comportamientos poco característicos, a menudo sin reconocer sus probables efectos dañinos o indeseables. 

Estos períodos distintivos se denominan episodios de humor. Los episodios de humor son muy diferentes de los estados de ánimo y comportamientos típicos de la persona. Durante un episodio, los síntomas duran todos los días durante la mayor parte del día. Los episodios también pueden durar períodos más largos, como varios días o semanas.

Las personas que tienen un episodio maníaco pueden:

Sentirse muy arriba, alto, eufórico, irritable o susceptible. Sentirse nervioso o conectado. Tener una menor necesidad de dormir.  Tener una pérdida de apetito Hablar muy rápido sobre un montón de cosas diferentes. Sentir que los pensamientos se aceleran. 

También, piensan que pueden hacer muchas cosas a la vez. Pueden hacer cosas arriesgadas que muestran un mal juicio, como comer y beber en exceso, gastar o regalar mucho dinero, o tener sexo imprudente. Así como también, sentirse como si fueran inusualmente importantes, talentosos y  poderosos. 

Bipolar

Las personas que tienen un episodio depresivo pueden:

Sentirse muy triste, deprimido, vacío, preocupado o desesperado. Sentirse lento o inquieto. Tener problemas para dormir, despertarse demasiado temprano, o dormir demasiado. Experimentar un aumento del apetito y del peso. Hablar muy despacio, sentir que no tienen nada que decir, olvidar mucho. 

También, se pueden tener  problemas para concentrarse o tomar decisiones. Sentirse incapaz de hacer incluso cosas simples. Tener poco interés en casi todas las actividades, un deseo sexual disminuido o ausente, y una incapacidad de experimentar placer.  Así como, sentirse desesperado o inútil, pensar en la muerte o el suicidio. 

A veces las personas experimentan síntomas maníacos y depresivos en el mismo episodio. Este tipo de episodio se llama un episodio con características mixtas. Las personas que experimentan un episodio con características mixtas pueden sentirse muy tristes, vacías o desesperadas, y al mismo tiempo sentirse extremadamente energizadas.

Una persona puede padecer trastorno bipolar aunque sus síntomas sean menos extremos. Por ejemplo, algunas personas con trastorno bipolar (Bipolar II) experimentan hipomanía, una forma menos grave de manía. 

Durante un episodio hipomaníaco, una persona puede sentirse muy bien, ser capaz de hacer las cosas y mantenerse al día en la vida cotidiana. Es posible que la persona no sienta que algo anda mal, pero la familia y los amigos pueden reconocer los cambios en el estado de ánimo o en los niveles de actividad como un posible trastorno bipolar. 

Sin el tratamiento adecuado, las personas con hipomanía pueden desarrollar una manía o depresión grave.

Diagnóstico del Trastorno Bipolar

El diagnóstico y el tratamiento adecuados pueden ayudar a las personas con trastorno bipolar a llevar una vida sana y activa. El primer paso es hablar con un médico u otro proveedor de atención médica autorizado. 

El proveedor de atención médica puede realizar un examen físico y ordenar los exámenes médicos necesarios para descartar otras afecciones. Luego, el proveedor de atención de la salud puede realizar una evaluación de la salud mental.  

También, se puede derivar al paciente a un proveedor de atención de la salud mental capacitado, como un psiquiatra, un psicólogo o un trabajador social clínico con experiencia en el diagnóstico y el tratamiento del trastorno bipolar.

Los proveedores de atención de la salud mental suelen diagnosticar el trastorno bipolar basándose en los síntomas, los antecedentes de toda la vida, las experiencias y, en algunos casos, los antecedentes familiares de una persona. Mientras que, el diagnóstico preciso en la juventud es particularmente importante.

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - e-neurocapitalhumano.org/. Todos los derechos reservados.