¿Por qué se da los paros cardíacos?

¿Por qué se da los paros cardíacos?

Los paros cardíacos

Dentro de las funciones del corazón existe un impulso eléctrico que ayuda a mantener el ritmo de los latidos a una velocidad constante, aumentar durante la actividad física y decrecer durante la relajación corporal o el sueño, cuando se producen ritmos anormales en los latidos del corazón se entiende que se está en presencia de arritmias.

Existen muchos tipos de arritmias, en general las arritmias pueden aumentar la velocidad de los latidos, el decrecimiento del ritmo sanguíneo o el total paro de las funciones de bombeo en el corazón, cuando esto sucede se entiende que se produce un paro cardiaco.

En este aspecto se diferencia del infarto, ya que en el caso de ataque al corazón por lo general este sigue trabajando y bombeando de forma regular, más el flujo sanguíneo del corazón se encuentra obstruido por una acumulación de grasa o coagulación de la sangre, dependiendo de la patología que genere el infarto.

Condiciones para el paro cardiaco

Existen muchos factores que pueden generar un paro cardiaco, entre estas, está la enfermedad cardiaca coronaria, el estrés físico extremo, condiciones genéticas familiares, sedentarismo, alimentación entre otros.

La herencia genética

Las personas en cuyo árbol familiar posean miembros con tendencia a la tensión baja o paros cardiacos, puede ser un indicativo de ser propenso a sufrir las mismas afecciones, es por ello que las personas con historial de infartos o paros cardiacos, deben revisarse de forma habitual con su cardiólogo.

Este factor no es determinante de que todos los familiares tiendan a sufrir problemas coronarios o baja tensión, sin embargo una parte de la familia puede ser más propensa, para determinar que parte de la familia es más propensa, estos deben someterse a valoraciones médicas que determinen de forma técnica el funcionamiento arterial y el corazón.

¿Por qué se da los paros cardíacos?

El estrés de la persona

En algunos casos no es posible saber el la causa especifica del paro cardiaco, muchas veces el estrés constante puede generar arritmias que eleven o disminuyan de forma drástica el ritmo cardiaco, lo que puede ocasionar un posible paro cardiaco.

Una persona que lleve un ritmo de vida muy agitado o lleno de responsabilidades puede ser agobiante para la persona, sobre todo para una persona de más de 40 años, la cual puede sufrir de bajones de azúcar o de tensión que puedan producirle un posible paro cardiaco.

Actualmente los jóvenes de 25 a 35 años están sufriendo de afecciones cardiacas a edades más prematuras, debido al estrés de la ciudad moderna y el ritmo agitado de sus vidas, también debido al tipo de alimentación o el estilo de vida en relación al ejercicio.

Por otro lado, las personas con historial familiar de baja tensión, pueden sufrir un paro cardiaco en un momento de extremo estrés, es recomendable que estas personas se revisen habitualmente con su médico o cardiólogo.

El sobrepeso y la alimentación

Una persona con sobrepeso es mucho más propensa a un paro cardíaco, a su vez las personas que toman demasiadas bebidas estimulantes como el café, el azúcar, las bebidas energizantes en combinación con harinas o embutidos grasos.

Esto puede generar acumulación de colesterol en las vías sanguíneas del cuerpo, además el exceso de sal en las comidas puede afectar la tensión, si se sufre de baja tensión se es más propenso a sufrir de un paro cardiaco, por lo que el consumo de sal habitual es recomendable.

Las bebidas alcohólicas

Las personas que consumen mucho alcohol pueden verse afectados por la hipertensión, por lo que son más propensos a sufrir de infartos o posibles enfermedades relacionadas a la misma, por otro lado las personas que beban mucho whisky junto a un tabaco, pueden sufrir bajones fuertes de tensión, provocando un posible paro cardiaco.

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - e-neurocapitalhumano.org/. Todos los derechos reservados.