Cumplimos 7 años, Gracias a vos!!

Revista: NEUROFELICIDAD - Creciendo como Seres Humanos y Aprendiendo a Ser  Felices

Premio en Comunicación - Federación para la Paz Universal (UPF Argentina) - Ecosoc ONU

http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/nch-global.jpg

Misión - Quienes Somos - Qué hacemos - Contacto

CEREBRO ADOLESCENTE Y APRENDIZAJE

                                                                                           (Parte II)                                                      Por Virginia Gudiño *

En el artículo anterior mencioné que las características de esta etapa del desarrollo (adolescencia), son la respuesta a un cerebro que se encuentra en plena transformación.

Si nos remontamos al verbo latino “adolescere”, de donde nace la palabra adolescencia, encontramos que el significado es “llegar a la madurez o crecer” (Golinko, 1984), algo muy diferente al sentido que dan a esta etapa del desarrollo humano muchos adultos, relacionándola con el verbo español “dolecer” que se relaciona a adolecer. Los adolescentes no están adoleciendo, están pasando por una etapa de muchos cambios que son de alguna forma, el gran desafío que tienen al frente para que puedan entrar al mundo de los adultos.

El panorama hormonal es un caos y necesitan todo el poder de sus lóbulos frontales para controlar su conducta, y es ahí donde surge el problema. Las resonancias de los cerebros en vías de desarrollo demuestran que la maduración lleva más tiempo del que creíamos (en tal caso si de algo ¨adolecen¨ los adolescentes, es precisamente de una corteza frontal que pueda poner feno a sus impulsos....lo veremos en un ratito…)

Neurobiología adolescente
Entre los 14 y 25 años, la mielina, un lípido (grasa) especial va envolviendo todas las neuronas del cerebro y las hace más eficientes (más o menos como el aislamiento de un hilo eléctrico mejora su conductividad). Pero las últimas regiones en mielinizarse son las áreas cerebrales que permiten controlar impulsos (y diferenciarnos de las otras especies), los lóbulos frontales.

Ellos son lo último que se desarrolla en el cerebro ocupando aproximadamente el 30% de su volumen. Se creía que completaban su maduración más o menos a los 21 años (de ahí el concepto de mayoría de edad), aunque hoy se sabe que tarda un poco más...

Éstos poseen módulos modeladores de la conducta humana (OF; DL; VM; CA) y son el asiento de las cualidades cognitivas-ejecutivas y éticas del ser humano.

Los lóbulos prefrontales (LPF), son las áreas más evolucionadas del cerebro humano. Tienen el inmenso poder de conducir todas las actividades cognitivas (intelectuales), y son los responsables además, de la “inteligencia emocional”, tanto a nivel personal (inteligencia intrapersonal) como social (inteligencia interpersonal).

Son los únicos que pueden crear un observador consciente de los movimientos internos de la mente, lo que nos permite crecer y mejorarnos como personas. Es donde se manifiesta, la conciencia de uno mismo (autoconciencia), y en donde las emociones dejan de ser simples sistemas pro supervivencia para transformarse en sentimientos subjetivos.

Incoherencia interna

Mencioné que la adolescencia es el período que empieza con la pubertad y termina con el comienzo de la vida adulta, y trae consigo muchas conductas características que ponen a los adolescentes bajo las miradas preocupadas y críticas de los adultos.

Los jóvenes tienen el organismo inundado de testosterona y de estrógeno, pero los lóbulos frontales todavía no están en plena posesión de los medios para enfrentarse a las exigencias de las hormonas. Por eso los adolescentes son adultos maduros en cuanto a sus pasiones, pero niños en cuanto a su capacidad para dominarlas.

Reorganización cerebral

Durante esta etapa el cerebro se reorganiza y muchas de las estructuras aumentan en tamaño. El cuerpo calloso, parte encargada de unir y comunicar los dos hemisferios, crece en tamaño, se vuelve más grueso, haciendo que la información pase más rápido. Es éste, uno de los motivos por el cual los adolescentes tienen mayor capacidad de aprender habilidades cada vez más complejas.

Además de las fisiológicas, se han comprobado transformaciones insospechadas a nivel mental, emocional y de orden social.

Iré mencionando los principales cambios, que, si bien se dan simultáneamente, a los efectos de hacerlo más didáctico dividí del 1 al 8.

* PRIMER CAMBIO: el alargamiento significativo del periodo de la adolescencia.

El anticiparse unos cuatro años la madurez sexual y prolongarse por varios años la etapa de la dependencia familiar, ha generado tiempo más que suficiente para desarrollar una cultura y manera de ser diferenciada de la adolescencia.

* SEGUNDO: al haberse profundizado en el estudio de la plasticidad cerebral (que es la capacidad del sistema nervioso para adaptarse continuamente a circunstancias cambiantes, y ocurre cada vez que aprendemos algo), se han descubierto las consecuencias en la adolescencia del proceso llamado poda cerebral, poda sináptica, también conocida como prunning.

Gracias  a la plasticidad, el cerebro tiene una enorme capacidad para el cambio y para el aprendizaje y en virtud de este proceso, la señalización inicial de las futuras estructuras del adulto provocan una verdadera hecatombe cerebral, en la cual desaparecen millones de conexiones neuronales para dejar paso a las nuevas.

La poda sináptica en la adolescencia se caracteriza por ser un periodo de perder para ganar (menos sustancia gris, más sustancia blanca) donde el cerebro elimina cierta información que ya no es muy usada, para poder centrarse en aquellas que van a ser de mayor provecho en el futuro, con relación a su desarrollo.

NO hay que olvidar que existe una ley que rige los acontecimientos neuronales: ¨lo que no se usa, se pierde¨ .

Nota: Ya en los años ’50, el biólogo británico J. Z. Young llamó la atención afirmando que “podía probarse que las células de nuestro cerebro se desarrollan y aumentan literalmente de tamaño con el uso, así como se atrofian o mueren por falta de él”. La misma conclusión había sido alcanzada ya a principios del siglo XX por el psicólogo estadounidense William James y plasmada en su obra “The Principles of Psychology”. En la actualidad, los estudios y pruebas sobre la neuroplasticidad son innumerables, y es algo que nadie cuestiona ya.

* TERCERO: Aprendizaje es cualquier variación en las conexiones sinápticas que produzcan cambios en el pensamiento y comportamiento. Puede generarse a través de la información teórica, la práctica o las experiencias de vida.

La educación es básicamente un proceso de transferencia de conocimientos de un cerebro más informado a otro más desinformado en un determinado tema.

Hoy se sabe que diferentes experiencias y el mismo aprendizaje desembocan en estructuras cerebrales distintas. Cuesta imaginar que diferentes softwares alteran los hardwares de un ordenador. Eso es lo que ocurre, en cambio, con el cerebro. Y está relacionado con el proceso mencionado de plasticidad cerebral.

El aprendizaje o la transformación del recuerdo de cortísimo plazo en memoria a largo plazo es lo que cambia la estructura cerebral, aunque para ello se requiera (al contrario de lo que se pensaba hasta hace muy poco tiempo), mayor disciplina, constancia y la acción de determinadas proteínas.

La reorganización cerebral ocurre únicamente cuando el organismo presta mucha atención a los inputs sensoriales necesarios y a la tarea. Requiere mucho trabajo y energia!, por tanto debemos recordar la importancia de una adecuada nutrición para que toda esta inmensidad de proceso pueda desarrollarse adecuadamente.

* CUARTO: Los neurotransmisores, son los mensajeros químicos del cerebro, y ejercen influencia en las emociones, las habilidades físicas, las cognitivas y en el comportamiento. En la adolescencia, los “neurotransmisores amigos” son:

  • la dopamina (que activa al sistema de recompensa cerebral y da placer resultante de la experiencia, y pide más.,.no es casualidad que en este periodo hay mas vulnerabilidad a quedar ¨pegado¨ con la drogas –adicciones- ya que es este circuito cerebral el involucrado)
  • y la adrenalina (energía necesaria para correr riesgos).

El sistema de recompensa (parte del cerebro Emocional o sistema límbico) en la adolescencia cambia de foco de interés: lo que le interesaba y producía placer a un niño, definitivamente cambia. Ahora, el placer está en correr riesgos, en las novedades, en la interacción social (con su pares x ej), la música, sexo, comida, drogas, entre otros.

El sistema vomeronasal (VNO) se activa en esta etapa, ya que es por medio de la nariz donde se perciben las tan comentadas feromonas, implicadas en fenómenos de apareamiento, amamantamiento, cortejo entre otros comportamientos. VNO es un sistema olfatorio accesorio. Las feromonas son moléculas producidas y emitidas por otros miembros de la misma especie y se cree que interactúan con el sistema endócrino a través del VNO.

Es aquí donde se dan los primeros indicios de la preferencia sexual. Debido a la alta cantidad de dopamina (neurotransmisor del placer), el adolescente es capaz de tomar conductas diferenciadas y así mismo modular su comportamiento sexual.

Las hormonas sexuales encienden el sistema límbico, que está directamente relacionado con las emociones. Se acentúa el interés por el sexo y se va consolidando la identidad.

* QUINTO: Esta etapa también está caracterizada por la vulnerabilidad del cerebro para determinadas experiencias, principalmente aquellas relacionadas al consumo de sustancias químicas (como las drogas y el alcohol) y a otros factores como el estrés y la depresión. Las drogas y el alcohol interfieren en la sinapsis (comunicaciones neuronales) y van despertando el lado oscuro del cerebro: el de la adicción.

Por tener aún una corteza prefrontal inmadura, los adolescentes no logran controlar o balancear las conductas impulsivas y los cambios hormonales puberales, y no miden así las consecuencias de sus actos, ya que no ven el peligro en experiencias de riesgo.

> Vulnerabilidad: Argentina: mueren 13.000 adolescentes/año (70% por accidentes automovilísticos, homicidios y suicidios)

* SEXTO: Los cambios de humor observados en los adolescentes se dan por varios motivos: cambios hormonales, la baja regulación de la corteza prefrontal y la falta de horas de sueño.

En este último punto acerca del sueño, los neurotransmisores melatonina y serotonina entran en juego. La primera se encarga de decirnos que es hora de ir a dormir, y la segunda es la encargada de darnos bienestar. Pocas horas de sueño, redundan en un cambio significativo de humor en nuestros adolescentes.

El malhumor del adolescente: ¿una reacción química?

Tienen fama de ser pequeños mocosos malhumorados, poco comunicativos y en exceso discutidores. Pero según los científicos, culpar a los adolescentes por sus berrinches y continuos cambios de humores resulta "sumamente injusto".

Su conducta se debe a una inesperada reacción química en sus cerebros en formación. Las investigaciones afirman que el mecanismo que usa el cerebro para calmarse ante el estrés le funciona distinto, por eso se ponen nerviosos.

Los científicos descubrieron, de hecho, que el mecanismo utilizado normalmente por el cerebro para poder calmarse en las situaciones de estrés parece funcionar en forma inversa en los adolescentes, y es eso lo que los tornaría aún más ansiosos.

Los experimentos, realizados por la especialista Sheryl Smith, psicóloga de la Universidad del Estado de Nueva York, ofrecen la primera explicación fisiológica para los cambios de humor en los adolescentes. Si bien no todo el estudio es extrapolable (porque fue hecho en ratas), los cambios que se están produciendo en el cerebro del adolescente pueden generar reacciones distintas a las de los adultos, incluyendo el humor. Aunque, la forma cómo reacciona cada uno, se vio dependía de su personalidad —mientras que algunos lloraban, otros se enojaban—.

El adolescente siente que no tiene control. Esta situación puede resultar frustrante para el adolescente y para los padres también. Se trata de una reacción que para el adulto parece exagerada, tal vez, pero para el adolescente, es la única cosa que puede hacer.

En estos últimos años, el tema de la torpeza de los adolescentes fue objeto de varios estudios. Los científicos mostraron que la combinación de tener un cerebro que no llegó todavía a su grado de desarrollo total y el estrés hormonal de la pubertad puede explicar buena parte de la "infame" y contradictoria conducta que desarrollan los adolescentes.

Científicos del University College of London presentaron investigaciones que mostraban que los adolescentes no podían evitar estar malhumorados. Los expertos argumentaban que los adolescentes todavía estaban adquiriendo habilidades sociales y no contaban aún con la madurez mental total como para ver al mundo desde el punto de vista de otro, o para predecir las consecuencias de sus acciones.

* SÉPTIMO:

Otro factor observado es que el proceso de mielinización (fenómeno por el cual algunas fibras nerviosas adquieren durante su desarrollo mielina; en el embrión humano comienza en torno a la 14a semana tras la fecundación), que se da desde la zona occipital hasta la zona frontal, continúa paulatinamente hasta los 21/25 años.

Lo último en mielinizarse y ¨madurar¨, son los lóbulos frontales (como mencioné al principio de este artículo) Recordemos que estos lóbulos (situados detrás de la frente), son la región responsable del planeamiento, juicio crítico (entre otras funciones cerebrales superiores), incluyendo el control y la inhibición de conductas altamente emotivas, por lo que es en esta etapa, que los adolescentes logran ir encauzando su impulsividad.

La mielinización de los lóbulos frontales, no solo logra inhibir la acción de las zonas subcorticales vinculadas con la conducta impulsiva de los adolescentes, sino que crea nuevos senderos para la cognición, las emociones, el pensamiento y el comportamiento:

  • 1. Provee capacidad de adaptación a los cambios permanente del mundo emocional.
  • 2. Regula comportamiento social.
  • 3. Gerencia habilidades (“cerebro ejecutivo”).
  • 4. Mejora el pensamiento abstracto y la memoria de trabajo.
  • 5. Aumenta los períodos de atención y concentración.
  • 6. Mejora el comportamiento positivo.
  • 7. Genera mayor empatía.

* OCTAVO: a la luz de lo que antecede, no extrañará a nadie que los cerebros de los llamados nativos digitales-los adolescentes criados en la nueva cultura digital- sean distintos de los inmigrantes digitales -los que han arribado recientemente y ya en la edad adulta-.

Los primeros están familiarizados hasta extremos insospechados con la mecánica de los videojuegos, con la variedad, con las imágenes, con las interrelaciones, y sus estructuras cognitivas son paralelas. En el caso de los segundos, no van saltando de una secuencia a otra. El aprendizaje de la escritura les ha frenado la familiaridad con las imágenes visuales, sus estructuras cognitivas son secuenciales y el pensamiento lineal.

Las aplicaciones más conocidas del internet actual no solo han revolucionado la informática, sino también el comportamiento de toda una generación. Pero los expertos creen que este cambio externo es solo la manifestación de uno más profundo: hoy los navegantes contarían con un cerebro reorganizado, más integrado y cooperativo, que llegó para quedarse y desafiar las estructuras sociales.

                                                        Cerebro 1.0                                                                     Cerebro 2.0
             

TIC´s y Aprendizaje

El uso continuado de las TIC entre los niños está generando cambios en la estructura de su cerebro, en su forma de procesar la información, relacionarse, etc. Esto es inevitable, y lo que sería una noticia es que las horas diarias de uso de internet, smartphones, tablets y videoconsolas no tuvieran ningún efecto significativo.

El uso continuado de internet modifica la estructura del cerebro (de los más pequeños, de los adolescentes y por supuesto, también la de los adultos). Mencioné que una de las principales características de nuestro cerebro es su plasticidad, una realidad de la estamos comenzando recién ahora a tomar conciencia. Esta plasticidad es la que permite que las estructuras cerebrales que antes se creían fijas y estáticas, sean capaces de modificarse a sí mismas para dar respuesta a las nuevas necesidades o circunstancias.

 

Estas modificaciones son importantes, y se producen a escala física. Cada vez que desarrollamos una nueva capacidad, o aprendemos una nueva habilidad, se producen sinapsis nuevas entre las neuronas, se engrosan y refuerzan unas conexiones, e incluso se fijan nuevas neuronas. Estudios realizados por diversos neurocientíficos ya están permitiendo determinar incluso los motivos por los que algunas neuronas nuevas consiguen integrarse en la red neuronal, y otras sin embargo mueren y no son aprovechadas.

 

La primera conclusión a la que llegaron fue: ¨el uso diario de herramientas digitales como los buscadores, estimula de manera importante el trabajo de zonas cerebrales dedicadas a la toma de decisiones y la resolución de problemas¨. Estas zonas apenas se activan en las personas que no utilizan habitualmente dichas herramientas digitales.

Estudios realizados sobre la forma en que leemos en internet, ponen de manifiesto cómo estamos modificando nuestra forma de leer y asimilar la información que recibimos a partir de la lectura. Y esto no es la primera vez que sucede. La invención de la escritura también modificó de forma muy importante nuestra forma de percibir y procesar la información.

De hecho, Sócrates rechazaba la escritura frente a la cultura oral, y afirmaba que la aparición de la escritura amenazaba con convertirnos en pensadores superficiales, menos sabios y menos felices. Sócrates se equivocaba, evidentemente, al pensar que la memorización de textos a la que sometía a sus alumnos les hacía más inteligentes.

 

Pero, también fue muy importante el paso de la lectura en voz alta a la lectura en silencio (de la que nos habla sorprendido San Agustín alrededor del año 380). Y muy importante otra vez el paso de la escritura seguida, a la escritura con las palabras separadas y con signos de puntuación como los puntos y las comas. En efecto, hasta la Alta Edad Media la escritura era una agotadora secuencia de letras sin separación alguna. Todos estos cambios supusieron una evolución que modificó la estructura de nuestros cerebros, que tuvieron que adaptarse a las nuevas necesidades.

 

Pero (y esta es la siguiente pregunta que debemos plantearnos): ¿Qué la lectura se produzca activando constantemente los circuitos dedicados a la toma de decisiones es conveniente? ¿Procesamos y memorizamos la información de la misma manera?

 

Como sociedad debemos pensar en qu{e ambientes (contexto) estamos colocando a los adolescentes y de qué los hacemos responsables (y cuan razonables o no estamos siendo en ello). Asimismo, debemos encontrar la manera de poder decidir integral, inclusiva y transversalmente -con ellos- cual es la ¨mejor¨ forma de aprovechar y poner a favor propio, de las sociedades y el mundo el proceso biológico ¨adolescente¨ (programado evolutivamente y transitado por toda la especie humana), legislar las políticas (de Estado) pertinentes, y llevar a cabo las acciones conjuntas que sean necesarias para lograrlo (en y desde los distintos ámbitos).

 

Conclusiones principales
  • 1- Evidentemente, la neuroplasticidad es una característica que hemos desarrollado para bien y para mal. Es decir, permite desarrollar y afianzar nuevos hábitos en nuestro cerebro, tanto si estos son positivos como negativos. Si acostumbramos al cerebro a realizar una tarea nueva y específica con regularidad, las estructuras neuronales que se desarrollen se afianzaran tanto si dicha tarea es buena para nosotros como si no lo es. Tanto si se trata de lavarse las manos antes de comer, como de fumar un cigarrillo… Podemos desarrollar malos o buenos hábitos, con buenas o malas consecuencias.
Entonces, en el cerebro encontramos respuesta para la transición y transformación positiva del adolescente: que debería poder ser bien dirigida y acompañada -por adultos conscientes y sanos-hacia la construcción de una UCCM (Unidad Cuerpo Cerebro-Mente) capaz de adaptarse a los cambios y trascender los desafíos en las sociedades actuales y futuras.

Como adultos nos debemos aún el debate y las acciones afines a una co-construcción responsable de esa UCCM, que brinda, en la adolescencia, una nueva y GRAN oportunidad de asimilar y re-configurar sus conexiones neuronales.

  • 2- Las nuevas tecnologías están produciendo cambios muy concretos a nivel neurobiológico. Cuestiones que afectan la lectura y la adquisición de información, el uso de la memoria de trabajo (o a corto plazo), la sobrecarga cognitiva, la llamada multitarea… Aún no podemos sacar muchas conclusiones a medio o largo plazo que nos permitan generalizar, pero tales modificaciones se producirán (lo están haciendo ya), independientemente de que sean buenas y convenientes o no lo sean.

No podemos ni debemos aceptar cualquier cambio como bueno o como inevitable. Algunos de dichos cambios serán fantásticos pero otros será necesario frenarlos. Ahora hemos de identificar unos y otros, y después actuar sin complejos en beneficio de las nuevas generaciones.

Las reformas educativas deben adecuarse a las necesidades de los digitales nativos: demandas de velocidad, facilidad y accesos aleatorios al conocimiento disponible; prioridad del grafismo, etc. en definitiva: necesidad de conciliar entretenimiento y conocimiento. 

Pero las reformas educativas deberán, atender además, el contenido y los valores, integrándolos adecuadamente en los procesos neurobiológicos del aprendizaje, para poder llegar ¨ a buen puerto¨.

La conclusión a la que podemos llegar es que si sabemos cómo utilizar correctamente las TIC le haremos mucho bien a los niños y adolescentes. Conseguiremos una generación diferente y puede que con mayores capacidades. Pero si lo hacemos mal, o si no sabemos lo que estamos haciendo, o si aceptamos todo lo que venga de las TIC como bueno sin más… entonces estaremos experimentando con ellos....

  • 3- La “salud digital ” debería convertirse en un bien ¨Humano¨ y necesita ser comprendida y atendida en su amplia dimensión. Lamentablemente, ni los sistemas sanitarios, ni los tecnológicos ni los educativos actuales están preparados para abordarla en su verdadera dimensión humana, y lo más preocupante aún, no hay indicios claros de que estemos preparándonos para hacerlo en el corto ni mediano plazo, en tal sentido....

Formar a los actuales niños y adolescentes en ¨nuevos¨ paradigmas (educativos, sanitarios, sociales, etc), donde la toma de conciencia y decisiones responsables -a corto, mediano y largo plazo- sea un valor socialmente aceptado y practicado (independientemente del área en que cada cual se desempeñe y que vaya hacerlo en el futuro), es una semilla necesaria de siembra urgente, si estamos de acuerdo que nos encontramos en una encrucijada histórica (entre políticas y desafíos globales vs locales) y es necesario pensar y crear, desde AHORA, el nuevo futuro Humano.

Referencias:

  • Shorts, T.J., “Saving new brain cells”, en Scientific American, 300, 2009. Pág 46-52.
  • Michael Merzenich, “Going Googly”, blog On the Brain, 11 de agosto de 2008.
  • Gary Small, Gigi Vorgan, “iBrain: Surviving the Technological Alteration of the Modern Mind”, Nueva York, Collins, 2008.
  • Alex Hutchinson, “Global Impositioning Systems”, Walrus (2009).
  • E. A. Maguire, D. G. Gadian, I. S. Johnsrude et al., “Navigation Related Structural Change in the Hippocampi of Taxi Drivers”, Proceedings of the National Academy of Sciences, 97, nº 8 (11/04/2000).
  • J. Z. Young, “Doubt and Certainty in Science: A Biologist’s Reflections on the Brain”, Londres, Oxford University Press, 1951, pág. 36.
  • N. Lepore, Y. Shi, F. Lepore, M. Fortin, P. Voss, YY. Chou, C. Señor, M. Lassonde, me Dinov, AW. Toga, PM. Thompson “Patterns of Hippocampal Shape and Volume Diferences in Blind Subjects”.Neuroimage 46. Pág. 949-957
  • Cartín Johnny, Bases Humanas de la Formación ¨Cerebro Adolescente¨.
  • Campos Anna Lucía, ¨Cerebro adolescente¨. ASEDH
  • Neurocapital Humano
* Virginia Gudiño es especialista en Gestión Humana y Desarrollo. Ideóloga, fundadora y directora de Neurocapital Humano. Creadora del Sistema de Aprendizaje Metacognitivo Neuroalineación (C+M)4. Miembro acreditado de REDEM (Red Educativa Mundial). Directora de NEUROFELICIDAD-Creciendo como Seres Humanos y Aprendiendo a Ser Felices. Sus correos son: virginia@e-neurocapitalhumano.org, virginia@e-neurocapitalhumano.com . Espacio en facebook: https://www.facebook.com/MetacognicionAplicada/

Compartir
print.gif friend.gif
IMPRIMIR ENVIAR
 

 
Powered by Eurofull
Politica de privacidad