Cumplimos 7 años, Gracias a vos!!

Revista: NEUROFELICIDAD - Creciendo como Seres Humanos y Aprendiendo a Ser  Felices

Premio en Comunicación - Federación para la Paz Universal (UPF Argentina) - Ecosoc ONU

http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/nch-global.jpg

Misión - Quienes Somos - Qué hacemos - Contacto

LA EMPRESA ACTUAL: ¿ENEMIGA DE LA FAMILIA?

Por Ricardo Berlanga Santos *

Presentación
Para quienes laboramos en el ámbito educativo, cada día comprobamos el rol que las empresas están teniendo en la fractura familiar. El punto más importante es que los mandos medios y superiores dedican toda su energía a la empresa, lo que trae como consecuencia esposas e hijos abandonados. Hijos huérfanos de padres vivos y viudas con esposos vivos. http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/carencia-afectiva-nino.jpg

 

Esta dinámica está realmente boicoteando el trabajo que los mismos padres, la sociedad y las escuelas hacemos en el terreno de los valores éticos, el aprendizaje de las formas de convivencia pacífica y la formación de estrategias para la convivencia familiar; los niños y jóvenes se sienten abandonados por el padre ausente por la demanda de tiempo de la empresa en la que labora.

Es urgente que la empresa reconsidere sus políticas de trabajo, que integre en sus objetivos el rol del ejecutivo, supervisor u operario como padre de familia. A lo anterior tenemos que agregar que en Latinoamérica se estima que un 50% de los empleados son mujeres y de ellas un buen porcentaje son madres, esposas unas y solteras otras.

 

Desarrollo
Ambas ¨empresas¨ son corresponsables entre sí; la familia existe en tanto existe la empresa y viceversa. Ambas instituciones están al servicio del desarrollo humano; la familia origina la sociedad, le da coherencia y cohesión social; la empresa aporta nuevas formas de socializar y aporta el recurso para la sobrevivencia de la familia y para el logro de metas económicas y satisfactores materiales. http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/empresa-familia-.jpg

Ramón Ibarra define a la empresa como «aquella organización humana cuya esencia radica en el esfuerzo cooperativo que se estructura con unos fines estables, que se pretenden lograr durante un tiempo razonablemente largo y que se esfuerza por incorporar valores en su proceso de institucionalización» este concepto en ninguna manera se contrapone al concepto de familia, tiene todo un sentido y una orientación humanista, contribuye al desarrollo de sus miembros, lo mismo que la empresa familiar.

El problema que se observa es que la empresa ha desvirtuado su enfoque humanista, y lo ha cambiado por un enfoque materialista; la producción por encima de la persona. Ya no está contribuyendo a la plenificación de las personas, no está aportando experiencias que nos lleven a ser mejores personas, nos está llevando a ser mejores productores y esto en contra de los derechos mínimos que toda persona debe tener.

http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/empresa-vs-familia.jpg Las preguntas ahora son: ¿quién cuida a los hijos cuando ambos padres trabajan jornadas de ocho a diez horas diarias? ¿Realmente no es factible modificar los procesos de producción para facilitar y promover el rol de padres y madres de sus empleados? Y la pregunta básica para esta reflexión: Las empresas ¿tienen conciencia del daño que están haciendo al tejido social y familiar con sus políticas antifamiliares?

En esta época estamos asistiendo a un nuevo fenómeno socio familiar, el nuevo rol de los abuelos y abuelas, que es el de abuelos/padres, abuelas/madres, pero sin tener autoridad sobre los hijos/nietos, pues aunque ellos les llevan a la escuela o los recogen, les dan de comer, les ayudan en las tareas, a la hora de poner orden y disciplina se encuentran con que sus nietos/hijos no les hacen caso o los padres de ellos –sus hijos- no están de acuerdo con su modelo de disciplina.

 

Lo mismo sucede con la alimentación: las abuelas y los mismos padres y madres están recurriendo a la comida rápida con los efectos a la salud que ya todos sabemos. Lo mismo vale decir para la formación de hábitos de convivencia, de higiene y de trabajo.

Estamos siendo testigos del rediseño de un nuevo hábitat familiar: la familia debe proveer en primera instancia, el alimento, el techo y la compañía. Los tres elementos componen, forman y fortalecen en gran medida el tejido social; también la familia tiene un rol como educadora desde el nacimiento hasta los dieciocho o veinte años y ofrece la seguridad y estabilidad emocional de protección física, afectiva, económica y social a sus miembros; por último la familia es consumidora fundamental en el ciclo económico de la empresa.

 

Los abuelos no son la respuesta a esta problemática surgida de la incompatibilidad de objetivos, su función de padres terminó hace mucho tiempo y su función de abuelos no incluye tener a los nietos de cuatro a seis u ocho horas diarias. Las guarderías o estancias infantiles tampoco son la respuesta, les está faltando la parte afectiva y emocional que primero los padres y luego los abuelos pueden ofrecer.

Dos generaciones atrás, ciertamente el padre estaba ausente por razones de trabajo, pero la madre equilibraba y proveía la parte afectiva y emocional, ahora esto se acabó. Estamos presenciando una gran carencia afectiva en los niños y jóvenes actuales que están cubriendo esta carencia con los amigos, las pandillas, las adicciones y el suicidio. http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/suicidio.jpg

El vacío emocional es grande en ellos y los problemas de relaciones humanas están haciendo crisis y estragos en la sociedad a través del bullying, el mobbing, el sexting y otras patologías sociales más complicadas y más perversas.

 

El valor económico de la familia, es el enlace con la empresa, es el punto de contacto en el que ambas organizaciones pueden y deben actuar en beneficio mutuo. El mensaje que la empresa centrada en la producción antes que el carácter humano, es claramente materialista, pragmático. Las empresas con esta visión social tan corta, están cavando su propia tumba, están preparando su final; no es factible que los niños y jóvenes carentes de afecto en su primera y segunda infancia, sean empleados o ejecutivos emocionalmente estables, capaces de establecer una buena relación con su grupo de pares o con sus subordinados.

http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/adiccion_facebook.jpg Los efectos de la carencia afectiva, de la ausencia de roles definidos y claros, de la educación sin límites y del consumismo los estamos viviendo, altos índices de divorcio, altos índices de rotación de personal en las empresas, sociedades obesas, modelos de comunicación virtual antes que personal y al final del círculo vicioso, nuevamente familias abandonadas y así le podemos seguir.

En Europa se está legislando sobre los tiempos de trabajo y los de descanso y convivencia familiar; empleados que pueden negarse a recibir informes por correo electrónico después de las seis de la tarde, o cobrar tiempo extra si responden a ello; países como Suecia que han demostrado la efectividad en producción de jornadas laborales de seis horas bien planeadas; en Alemania nadie se queda a trabajar tiempo extra, pues esto es un síntoma de una mala planeación laboral.

 

Mismo Ibarra, propone la urgencia de reorganizar los horarios de trabajo de los empleados, para que puedan dedicar más tiempo a su familia sin afectar su puesto en la empresa y cumplan con cuatro puntos importantes:

  • Cuidado de los hijos
  • Cuidado de los ancianos o personas con discapacidades
  • Permisos de abandono temporal y recontrataciones
  • Trabajo flexible

En lo personal considero que se debe valorar el uso de la tecnología en muchas operaciones de las empresas, es decir, que desde casa o en horarios muy flexibles el empleado pueda estar conectado a su empresa y resolver a través de la tecnología; en este sentido la educación a distancia ha puesto la muestra y ha diseñado estrategias excelentes para educar a distancia, ahora hay que trabajar a distancia.           

Conclusiones
Es momento de reflexionar sobre esta relación entre la empresa y la familia, no podemos darnos el lujo de que una se convierta en la enemiga de la otra, que la destruya, pues esto las destruiría a ambas. Debemos considerar el regreso a las bases, a los orígenes de ambas; es factible que la empresa reconsidere el concebirse a si misma como una gran familia que reconoce a la familia como su proveedora de capital humano y la trate como trata a sus proveedores de materia prima o de servicios, es decir trate a la familia como de la familia. http://www.e-neurocapitalhumano.org/imagenes/balanza-trabajo-familia.jpg

Referencia:

* El Dr. Ricardo Berlanga Santos (de Saltillo, Coahuila en México) es el Director administrativo del Colegio Inglés. Posee una trayectoria de 24 años como Catedrático e Investigador. Además, es Director tesis de Maestría en la Escuela Normal Regional de Especialización (ENRE) y  Director General del Colegio Americano. Te invitamos a leer el REPORTAJE que le realizamos para la edición Nº 16 y los Reportajes sobre la Felicidad que realizó a educandos de 14 años, para la edición Nº 23 de la revista. Su correo es: ricsantos60@hotmail.com

Compartir
print.gif friend.gif
IMPRIMIR ENVIAR
 

 
Powered by Eurofull Mendoza
Politica de privacidad